Sebastian Stark es Shark... y mola

Sebastian Stark es Shark… y mola

Hace un par de semanas conseguí descargarme el capítulo tercero de la primera temporada de Shark, y guardarme unas horitas durante unos días para verme los once primeros, pues no tuve la ocasión cuando La Sexta la emitió.

El planteamiento de partida es bastante simple y no me atrajo mucho más que otras series de abogados, razón por la que no puse mucho empeño en verla en televisión. 
A saber: Sebastian Stark es un abogado criminalista feroz, que prácticamente no ha perdido un caso en sus más de 15 años de carrera. Sus clientes son asesinos ricos, ejecutivos psicópatas, políticos corruptos y empresarios mafiosos; en definitiva, Stark -a quien sus colegas apodan Shark- se ha hecho rico defendiendo a indeseables. Su amoralidad le ha permitido vivir feliz todos estos años, hasta que ve con sus propios ojos el resultado de su trabajo y cae en una profunda depresión; cuando es nombrado fiscal especial, Stark se aferra a su oportunidad de redención.