La dictadura de “Los mejores”

Recomendado por mi padre, que en la lectura de la maravillosa revista Sin Permiso se me suele adelantar, leo un párrafo de uno de sus últimos artículos sobre el movimiento surgido del 15M que me hace pensar en este discurso tan en boga en los últimos tiempos de que debemos dejar que nos gobiernen “los mejores” porque éstos no están vinculados a ninguna ideología, a menudo incluso afirmando que aquellos que participan en política como cargos electos no pueden ni podrán estar nunca entre los mejores.
Yo, como dijo Joan Herrera antes de las autonómicas, no quiero un gobierno de los mejores. Quiero un gobierno radicalmente democrático y que, si debo elegir un adjetivo que lo defina, sea justo.

Os cito el párrafo (y os animo a que lo disfruteis completo):

Se puede recordar que el socialista y resistente francés Pierre Mendès France identificó en 1957 dos formas de posible abdicación de la democracia republicana antifascista de postguerra:

“La abdicación de una democracia puede tomar dos formas: o bien recurre a una dictadura interna, sometiendo todos los poderes a un hombre providencial, o bien delega sus poderes a una autoridad externa que, en nombre de la técnica, ejercerá en realidad el poder político, porque en nombre de una economía sana se llega muy fácilmente a dictar una política monetaria, presupuestaria, social y, finalmente, una política en el sentido más amplio de la palabra, nacional e internacional”.