Historia de Krynn: Era del Nacimiento de las Estrellas

La Edad del Nacimiento de las Estrellas es el despertar del mundo, la época en que los dioses llegaron y empezaron a crear el mundo y las razas que lo pueblan. También conocida como la Era de los Sueños, abarca una cantidad incierta de tiempo, y casi toda la información de esta era proviene principalmente del folclore y los cantos de la Edad de la Luz. La mayoría de estos cantos fueron recopilados en el Cancionero de la Vida por el gran bardo Silvanesti Quevalin Soth. Una copia de dicho cancionero fue regalada a Astinus de Palanthas hacía el fin de la Edad de la Luz y fue añadido a la Gran Biblioteca de los Tiempos.

El Gran Dios despierta

En el caos de la creación aparece el ser y la inteligencia, el Gran Dios, que dibuja los planos del nuevo mundo y los inscribe en el Tobril, el libro que contiene La Verdad.

Del más allá, el Gran Dios llama a aquellos que pueden ayudarle a crear su nuevo reino. Dos seres responden: dos hermanos de increible poder, uno luminoso como una estrella y el otro oscuro como el carbón. Son Paladine, el Rey Dragón de Platino, y Takhisis, Reina Dragón de todos los colores y ninguno.

Gilean aparece

Libre de caos y libre también del paso del tiempo, el Gran Dios convoca a una tercera divinidad: Gilean, el más sabio entre los sabios. De los tres dioses que han respondido a la llamada del Gran Dios, sólo Gilean es considerado digno de poseer el Tobril, que Gilean acepta bajo el juramento de servir al equilibrio entre el bien y el mal por los tiempos de los tiempos. Así, el Gran Dios parte, dejando a los tres dioses la tarea de la creación.

Reorx y los Dioses Compañeros

Los tres dioses convocan la ayuda de sus semejantes.Paladine llama a su compañera, Mishakal, Diosa de la curación; a Majere, Dios de la Introspección; y a Branchala, Dios de la Canción. Mishakal da dos hijos gemelos a Paladine: Kiri-Jolith, Diosa de la guerra, y Habbakuk, el Rey Pescador.Takhisis convoca a su propio consorte, Sargonnas, Dios de la Venganza, así como a Morgion, Dios de la Enfermedad, y Hiddukel, Dios de la Avaricia. Takhisis también llama a Chemosh, Señor de los No-Muertos, a quien salvó del Vacío de Caos. Takhisis tiene una hija de Sargonnas, Zeboim, Reina de los Mares.Gilean convoca a Reorx el Creador y a dos pares de compañeros: Sirrion del Fuego y Shinare, Diosa del Valor, junto con Chislev, Diosa de la Naturaleza, y Zivilyn, Dios de la Sabiduria. Juntos, los Dioses inician la creación del mundo.

Krynn es creado

Reorx da forma a una gran esfera en su gran yunque, separando tierra de mares, luz de oscuridad y el cielo de la tierra. Los otros dioses bendicen el nuevo mundo, llamado Krynn, con plantas, bestias, clima y el paso del tiempo. Aunque cada dios trabaja por separado del resto, juntos construyen un mundo de belleza sin par.

Los dragones son creados

Paladine y Takhisis guían a Reorx, creando los cinco reyes sobre la tierra. Extraidos de los elementos puros y recubiertos de metal, estos son los primeros dragones. Takhisis, ansiosa del poder absoluto sobre Krynn, corrompe en secreto estos cinco dragones, deslustrando sus metales y creando cinco dragones cromáticos a su imagen y semejanza. Aparecen los dragones benignosLlorando la corrupción y perdida de los que también eran sus propios hijos, Paladine convence a Reorx para que cree monumentos a los dragones perdidos, forjándolos en preciosos y bellos metales. Paladine da vida a estos monumentos, intentando reemplazar a sus hijos robados.

La Guerra de los Dragones

Dioses, dragones, bestias del mundo e incluso la Luz y la Oscuridad mismas batallan por la traición de Takhisis. Remolinos de Caos amenazan con destruir el mundo que tanto trabajo ha costado crear a los Dioses. Viendo el daño que han causado, los Dioses se retiran al Más Allá, creando la Cúpula de los Cielos, el Valle Secreto y el Abismo, donde pueden vivir y amarse sin interferir.

Las estrellas claman

En el silencio siguiente a la Guerra de los Dragones, una extraña y cristalina canción llega a los Dioses. Persiguiendo la fuente de la bella música, los Dioses descubren que las estrellas, chispas del yunque de Reorx producidas al crearse Krynn, tienen vida, y descubren que éstas tienen un increíble potencial

La Guerra de los Santos

Una vez más, la guerra cruza los Cielos. La creación está amenazada de nuevo mientras los Dioses guerrean por el futuro de los Espíritus de las Estrellas. Los Dioses de la Luz desean nutrir y liderar los Espíritus de las Estrellas; los de la oscuridad pretenden atarlos y controlarlos, mientras que los Dioses del Equilibrio tan sólo quieren que los Espíritus sean libres de toda influencia.

El Equilibrio se reestablece

Alertado por la batalla, el Gran Dios vuelve del Más Allá. Interfiriendo en la pelea, el Gran Dios consigue detenerla, juzgando que cada familia de dioses puede ofrecer a los Espíritus un regalo y entonces dejarlos ser en paz.Los Dioses de la luz dan a los espíritus cuerpos para dominar el mundo y disfrutar de los placeres de la vida.Los dioses de la Oscuridad condenan a los espíritus con debilidad, deseo, mortalidad, y la posibilidad de volverse malvados para esquivar las obligaciones infligidas. Los Dioses del Equilibrio dan a los espíritus libre voluntad, para que puedan ser capaces de escoger su propio destino.

La hora de los nacimientos

Así, las primeras razas nacen y pueblan Krynn: los ágiles elfos, amados hijos del bien; duros ogros, poderosos, bellos y crueles hijos de la oscuridad; y los humanos de corta vida, pero con la necesidad de superar sus limitaciones y quedar inscritos en la historia. Todas ellas tienen la misma capacidad para amar y odiar, para crear y destruir. Los últimos DiosesPara sellar su acuerdo para no guerrear nunca más sobre Krynn, cada familia de DIoses crea un hijo más. De Paladine y Mishakal nace la luna Solinari la Brillante. Takhisis y Sargonnas dan vida a la luna Nuitari la Oscura. Y de la mente de Gilean brota Lunitari la roja. Así, las tres divinidades son representadas por tres lunas que orbitan alrededor del mundo, entre los reinos de los cielos y los de la tierra.

El nacimiento de la Gema Gris

A través de la astucia de Hiddukel, Reorx es convencido para que cree una gema de ayude a anclar la neutralidad en el mundo. En secreto, Reorx decide capturar y inbuir un fragmento de Caos en la gema, con la esperanza de que esto de a la gema el poder suficiente para preservar el equilibrio. Desafortunadamente, Reorx atrapa mucho más que un trozo de dicha divinidad, la captura por completo. Así, la Gema Gris es imbuida de pobre personalidad y una gran necesidad de crear cambios y caos por donde sea. Reorx situa la Gema Gris en su propia luna, Lunitari, escondiéndola del resto de Dioses y esperando que se comporte como desea estando a una distancia segura. Reorx se guarda para sí el logro de haber atrapado a Caos. Viendo el potencial de la Gema, Lunitari y sus hermanas Solinari y Nuitari conspiran para usar la Gema Gris para dar magia al mundo, acordando conceder su propio regalo a los mortales: el regalo de la magia.

Opina!

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: