Danial Jacksan

Jugadora Mari Pueyo
Apodos Cuatro ojos?
Orígen desconocido
Género Varón
Especie Humano
Edad 25

“¡Esta reliquia debería pertenecer al pueblo!”

Descripción

Es un tipo alto y guapote, con el pelo color arena y los ojos claros. Lleva sobre la nariz una montura metálica que sujeta dos esferas de cristal (el tipo lo llama “gafas”) que él asegura le sirven para ver mejor.

Biografía

Ya desde bien pequeño, Danial Jacksan era carne de biblioteca, pero nunca le importó. Él era una rata de biblioteca feliz. Tenía todo cuanto un hombre puede desear: libros, trabajo, más libros, un techo, algunos libros más, y una bellísima esposa con quien compartirlo todo.

Pero un día Shau’ri, su esposa, fue secuestrada y Danial empezó su periplo para encontrarla y recastarla. Lo malo es que el mundo es muy grande y los secuestradores de su esposa muy buenos ocultando huellas, por lo que su arriesgada empresa le está tomando más tiempo del que pensaba.

En una de sus pesquisas conoció a un curioso grupo de aventureros andantes (o vagabundos marrulleros, una de dos), a los que se unió, en parte porque la unión hace la fuerza, en parte porque tampoco tenía nada mejor que hacer.

Desde entonces ha caminado por un desierto mágico, recuperado antiguas reliquias de una casa sumergida en arena, peleado contra seres de arena, investigado la desaparición de unos cadáveres y, así en general, demostrado cuan poco hábil és en el manejo de armas en cualquier situación de pelea. Y si no que se lo digan a Sorsha.

Puesto que en el desierto no parecía estar dando con ninguna pista sólida y que este grupo de aventureros en cuestión son tan buena compañía como cualquier otra, aceptó la propuesta de los hermanos Lebeau de acompañarles a Lania donde, además de ayudar a los gemelos, espera poder dar con alguna pista acerca del paradero de su mujer.

De momento ha encontrado poca cosa, pero menos da una piedra. Es algo por lo que
empezar.

Personalidad

Un tío bastante majo en general, inquisitivo y curioso, de los que podrían pasarse horas conversando sobre lo fascinante de las diferencias entre el modo de coger los cubiertos de dos tribus vecinas de orcos incluso cuando nadie más parece interesado por el tema. Es atento con sus compañeros de grupo, y voluntarioso, pero tiene unas ideas un tanto extrañas acerca del botín (para empezar, ¡¡no lo llama botín!!).

Parece un tipo listo, y no sólo porque lleve gafas y use palabras largas, pero no le vendría mal, si piensa meterse en aventuras, aprender al menos a lanzar un freesbee.

Eso sí, hace unas infusiones bastante decentes.

Opina!

%d bloggers like this: